Manifiesto de la Oposición del Partido Comunista de Bélgica
¡A todos los miembros del Partido!
¡A todos los trabajadores revolucionarios!

Publicamos a continuación el Manifiesto de la Oposición del Partido Comunista de Bélgica de 1928. La Oposición en Bélgica fue excluida en el Congreso de Amberes del 11 y 12 de marzo de 1928, luego de que se infló de manera artificial el número de miembros en algunas secciones y de argucias de reagrupamiento alrededor de Jacquemotte, quien se convertiría en el precursor de Stalin. La Izquierda, que tenía la mayoría en el comité central y mientras Van Overstraeten era el secretario general del PC, se encontró así en minoría (34 mandatos contra 74) siendo excluida sin que tal exclusión fuera pronunciada formalmente.

El paralelo entre la experiencia vivida por la Izquierda belga, que se resume en este manifiesto, y la vivida por la fracción de la CCI es asombroso. Son exactamente los mismos métodos que fueron utilizados por el stalinismo contra la Oposición de entonces, los que han utilizado los liquidacionistas de la CCI contra los oponentes a la “nueva política” y contra la Fracción interna. El lector interesado puede remitirse simplemente al Epílogo del Historial del SI publicado en el boletín 25 y al conjunto de boletines de la fracción, en particular los primeros, para que constate dicho paralelo.
Es pasmoso.

(Glosa del artículo de Ol: El PC belga 1928 y la CCI 2002-2003: El régimen interior caracteriza inmediatamente la naturaleza de una organización)

Luego de tres meses de discusión interna, la Conferencia Nacional del Partido Comunista belga, que debía pronunciarse sobre la cuestión de la oposición en el Partido comunista ruso, se ha realizado el 11 y 12 de marzo.

Bajo la dirección del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, la mayoría de esta conferencia se ha pronunciado virtualmente por la expulsión de la oposición del PCB.

¿QUÉ QUIERE ESTA OPOSICIÓN?

Quiere poder defender su punto de vista en las filas de la IC, de manera regular y según los estatutos de esta última, contra la mayoría. Levanta la bandera que le han intentado arrancar de las manos de a los fieles comunistas revolucionarios deportados del PCR. Estos expían su apego indefectible hacia la dictadura de la clase proletaria (obreros y campesinos pobres). Quieren que toda medida sea tomada para que su poder no sea puesto en peligro en la URSS. Quieren que la clase proletaria pueda romper la presión que una nueva burguesía ejerce sobre el Estado y detener el ascenso de ésta.

La mayoría del PCR y de la IC pretende poder acabar la construcción del socialismo en la URSS, sin que la Revolución estalle en otros países. Atenúa así las tareas del proletariado internacional y frena su impulso por cumplirlas.

La Oposición, por el contrario, subraya la necesidad de extender la Revolución a otros países para garantizar la edificación completa del socialismo. Es así como llama a los trabajadores del mundo entero a la realización de su inmensa misión en el período histórico actual.

La mayoría del PCR pretende haber actuado bien al haber defendido, en la Revolución china, la colaboración de clase contra el imperialismo extranjero, en el momento mismo en que la burguesía china asesinaba a los obreros y campesinos pobres convirtiéndose de ese modo en el apoyo más precioso de este imperialismo. La Oposición plantea que en ese momento era necesario romper todo lazo con la burguesía, atacarla por todos los medios con el fin de impedir el triunfo del imperialismo extranjero.

La mayoría pretende haber actuado bien al haber mantenido un sitio en el interior del comité anglo-ruso con los jefes de los sindicatos ingleses, en el momento mismo en que estos cumplían su traición infame hacia la gran huelga inglesa de 1926. La mayoría, después de esta traición, en el momento en que la reacción inglesa convertía a los jefes sindicales de izquierda en su principal carta contra la revolución rusa, ha reconocido a esos jefes, en un documento importante, como la única expresión del movimiento sindical inglés.

La Oposición ha combatido y estigmatizado esta vergonzosa capitulación.

La defensa de su posición revolucionaria inquebrantable es la única razón de la deportación de los jefes de la oposición rusa.

La mayoría pretende así “asegurar los intereses del Estado proletario”. La verdad es lo contrario lo: se da un golpe fatal al Estado proletario, se da curso libre a los ataques sordos de la nueva burguesía, se refuerzan las esperanzas de la contrarrevolución.

La mayoría del PCR, ha querido que la deportación de los jefes de su oposición tenga sus consecuencias inmediatas en las filas de la IC. La expulsión pronunciada contra la Oposición del PCB es una de estas consecuencias.

LAS MEDIDAS DEL PLENARIO DEL COMITÉ EJECUTIVO DE LA IC

Mientras que la discusión continuaba en el PCB, se realizaba en Moscú la reunión plenaria de la CE de la IC.

¿Qué decidía en lo que concierne a la Oposición en el PCR? Simplemente toma acta de las medidas pronunciadas por aquélla, las confirma sin señalamiento ni restricción y decide extenderlas a toda la Internacional Comunista.

En efecto, el PCR, en su 15º Congreso, había decretado que la calidad de miembro de la IC era incompatible con la pertenencia a la Oposición o la simple manifestación de simpatía hacia ésta. Tal cual, esta estipulación fue retomada en la Resolución de la CE de la IC contra la oposición llamada trotskista.

Como consecuencia, la IC no busca solamente poner fin, durante un período determinado, a la discusión de toda idea de la oposición. No busca solamente restringir ese derecho de defensa en los momentos regularmente previstos por los estatutos de la IC. Lanza para siempre la prohibición contra las ideas de la oposición. En realidad, expulsa de sus filas a todos quienes, por convicción revolucionaria profunda, compartan, en alguna medida, esas ideas.

Este atentado brutal contra los elementos de izquierda de la IC, -en el momento mismo en que los oportunistas que se le han sumado durante estos últimos años, se disponen, más que nunca a cubrir su práctica socialdemócrata con frases revolucionarias- no puede más que acentuar el curso hacia la derecha de la IC.

LAS PRÁCTICAS HIPÓCRITAS DE LOS MAYORITARIOS

Los mayortarios quieren pues expulsar a la Oposición del Partido. Pero quieren operar la expulsión en las mejores condiciones para ellos. Quisieran volver a la Oposición impotente, tanto fuera del partido como en el interior. Quisieran dispersarla, aniquilarla moral y materialmente.

Es por ello que no osan pronunciar la expulsión en bloque. Quisieran primero encontrar los medios para corromper políticamente a una parte de la oposición, intentar impresionarla a fuerza de mentiras y calumnias, para enseguida deshacerse de “los dirigentes” de la oposición.

La resolución de la última reunión plenaria de el CE de la IC añade la ejecución de esta táctica de dislocación a todas sus secciones. Los mayoritarios belgas han querido seguir al pie de la letra la consigna. Veamos cómo lo hicieron.

EL CHANTAJE EN LA CONFERENCIA NACIONAL

Aunque, en todo el curso de la discusión, la Oposición haya marcado fírmemente que no podía someterse a la proclamación de la incompatibilidad de la calidad de miembro de la IC con la de pertenencia a la Oposición o de simpatía por ella, los mayoritarios prestaron oídos sordos. Simulaban no comprender toda la importancia política de nuestra declaración. Nos planteaban una una infinidad de cuestiones de las cuales los estatutos de la IC no nos obligan en nada a responder. Conocían nuestra posición. Es sobre este terreno, únicamente, que ellos debían combatirnos, sin rodeos, con toda franqueza.

La oposición, batida, habría aceptado un armisticio hasta el 6º Congreso de la IC, manteniendo intangible su exigencia de la reintegración de la oposición rusa y su representación en ese Congreso. No podía consentir el suicidio político al que las decisiones de la CE, apoyada por nuestros mayoritarios, la invitaban.

Tenía, dadas esas condiciones, la obligación sagrada de mantener la rebelión con el fin de combatir contra su aniquilamiento y por la defensa de la base constitutiva y estatutaria de la IC misma.

Esto es lo que afirma la Oposición en una resolución que había preparado con miras a la Conferencia Nacional.

Durante la primera jornada, los mayoritarios hicieron todo lo posible por ocasionar problemas en las filas de la oposición y desunirla. Todas sus tentativas abortaron. Al final de la primera jornada, el bloque de la oposición, lejos de presentar fisura alguna, se refuerza en la votación.

LOS MAYORITARIOS DESENMASCARAN

Sin embargo, apenas tuvo lugar la votación, que dio 74 votos a la moción mayoritaria contra 34 votos a la Oposición, los stalinistas se desenmascararon mediante una maniobra grosera.

Proponen la designación de una comisión encargada de la redacción de una serie de cuestiones que quieren plantear, individualmente, a los miembros de la oposición. Estiman deber actuar así, “para que el partido tenga todas las garantías para la ejecución de sus directivas”.

La Oposición comprendía el sentido real que tendrían esos cuestionamientos. Sería no solamente, bajo formas apenas modificadas, la renovación de la exigencia de suicidio político, sino también la obligación firme de suscribir y participar en el innoble trabajo de calumnia dirigido contra la oposición rusa y nuestra propia oposición, tanto en lo que concierne a nuestra acción nacional como internacional.

Todos los miembros de la oposición, después de ser concertados, declararon unánimemente que se rehúsaban a comparecer, individualmente, ante la comisión y adherirse a una declaración colectiva que presentaría el día siguiente.

EL DESINFLAMIENTO DE LOS MAYORITARIOS Y LAS RESOLUCIONES DE LA OPOSICIÓN

El segundo día de la Conferencia Nacional, la Comisión elegida en la víspera, presenta su informe. El informador, avergonzado, debe contentarse con leer las preguntas que esta Comisión quería plantear a los miembros de la Oposición. Dado que la decisión unánime de la Oposición había sido respetada sin flaqueza alguna, no podía informar ni un atisbo de respuesta.

¿Y las preguntas? Pueden resumirse a esto:

1. ¿Están dispuestos a renunciar para siempre a los puntos de vista de la Oposición?

2. ¿Están dispuestos a atacar mañana, con la mayor violencia, estos puntos de vista y presentarse en consecuencia, ustedes mismos, como neomencheviques, contrarrevolucionarios de la víspera?

Pero como había que subrayar en el informe la voluntad decidida de exclusión que traducían esas preguntas, la mayoría da un nuevo rodeo, manteniéndose fiel a las consignas de destrucción lenta de la oposición.

Aunque disponía, según ella, de “material” suficiente para pronunciar las exclusiones, quería contentarse, momentáneamente, con una medida de suspensión de 6 meses, de todo mandato responsable, a los camaradas Van Overstraeten, Hennaut, Lesoil, Lootens, Cloosterman, Dewaet y Polk. Además, retiraría a Van Overstraeten su mandato de diputado.

Al darse cuenta de que la oposición no podía capitular, la mayoría subrayaba entonces su intención de deshacerse uno por uno de los miembros de la oposición.

Ésta había anunciado su respuesta colectiva. La hizo. Primero, la había formulado en su resolución sobre la cuestión rusa y sobre la cuestión nacional. La repite, bajo una forma breve, en una moción en la que anuncia la firme voluntad de continuar la lucha, por todos los medios políticos, por la defensa de su punto de vista.

Cada uno de esos documentos fue firmado por 48 miembros de la oposición, de los cuales eran 34 delegados a la Conferencia Nacional y 12 miembros del CC.

Así que su posición era clara.

La mayoría, zigzagueando, vacilando en tomar, ante la clase obrera, la responsabilidad abierta y clara de la expulsión, continúa su comedia remitiendo “pura y simplemente”, las resoluciones de la oposición al nuevo Comité Central que habría de elegir.

Frente a esta hipocresía, la oposición abandona la Conferencia Nacional, firmemente resuelta a tomar las primeras disposiciones necesarias para asegurar la continuación de su trabajo.

LAS LECCIONES DE LA LUCHA STALINISTA CONTRA LA OPOSICIÓN DEL PCB

Las lecciones de la lucha de los mayoritarios contra la Oposición del PCB tiene un aspecto tanto internacional como nacional.

Un aspecto internacional porque confirman, de manera cegadora, la voluntad de los dirigentes actuales de la IC de aplastar al ala izquierda de ésta. Quieren que no se les estorbe en su política desordenada que rompe con el marxismo y las directrices de constitución de nuestra Internacional.

Un aspecto nacional porque abandona al Partido comunista a la tendencia socialdemócrata, electoralista mitigada con verbalismo izquierdista que se desarrolla bajo el impulso de Jacquemotte ayudado por los recién salidos del stalinismo más puro.

Frente a esta debilidad y este curso a nuevas aventuras oportunistas, la oposición del PCB llama a todos los miembros de éste y a todos los trabajadores del país a agruparse alrededor de la bandera del comunismo, de la que busca representar las tradiciones revolucionarias.

Les llama a sostener la lucha por:
- La reintegración de la oposición rusa en las filas de la Internacional y del PCR.
- Para que tenga la facultad de expresarse y conducir su lucha en el 6° Congreso mundial de la IC.
- Por la reintegración de todos los excluidos de la IC.
- Por la solidaridad con la oposición del PCR.

¡DE PIE POR EL COMUNISMO!

Frente a la redoblada concentración de las fuerzas reaccionarias nacionales e internacionales, que van desde el fascismo hasta todos los matices socialdemócratas, la Oposición del PCB llama a todos los explotados de los países a una lucha implacable:
- Contra la reacción, el nuevo régimen de esclavismo racionalizado y la guerra que éste prepara.
- Contra la paz industrial y sus sostenes socialdemócratas.
- Por la defensa de las organizaciones de clase, contra toda la burguesía, los jefes divisionistas y ladrones del reformismo.
- Por la defensa de los intereses obreros, por la lucha de clases sin misericordia.
- Por la defensa de la URSS contra el imperialismo mundial.

¡VIVA LA REVOLUCIÓN MUNDIAL!

¡VIVA EL COMUNISMO!

Por el grupo de la oposición, el Comité provisional:
Bourgeois, Hennaut, Lootens, Mathieu, Plisnier, Van Den Heuvel, Van Overstraeten.



Fracción interna de la CCI - - Boletín 30