Toma de posición del Núcleo Comunista Internacional
sobre los acontecimientos en Bolivia

El texto que publicamos enseguida emana del Núcleo Comunista Internacional, que publica Revolución Comunista, el cual puede consultarse en el sitio internet http://www.geocities.com/ncomunistainternacional/ . Después, presentamos nuestra respuesta, que saluda la constitución del grupo y la aparición de una nueva voz proletaria en una región donde hacía falta hasta hoy. Además del texto que publicamos, el NCI presenta en el primer número de su revista sus posiciones programáticas. Estas corresponden casi por completo a nuestra Plataforma, es decir, a la de la CCI. Elegimos sobre todo plantear los términos de una discusión y clarificación políticas que van mucho más allá del “área CCI” ya que el texto de los camaradas y nuestra respuesta abordan las cuestiones de las luchas obreras en los países de la periferia y la intervención de los revolucionarios en éstos. La nueva situación internacional de crisis económica, guerras imperialistas y reanudación de las luchas obreras, impone la confrontación y clarificación de los puntos de vista y posiciones políticas sobre estas cuestiones, en particular la de la intervención. Es una de las dimensiones del combate por el futuro partido mundial del proletariado.

Posteriormente, un segundo número de Revolución Comunista apareció, en el cual el NCI se integra a la discusión de la CCI con el Marxist Labour Party de Rusia sobre la cuestión de la decadencia y el “derecho de las naciones a la autodeterminación”. Saludamos esta actitud y esta preocupación. El NCI trata de entrada situarse como parte de las fuerzas comunistas internacionales. Su primera preocupación ha consistido, en efecto, en dirigirse inmediatamente al conjunto del medio y más particularmente a los grupos de la izquierda comunista.

En fin, el NCI ha lanzado últimamente un llamado a todas las organizaciones proponiendo la organización de una Conferencia de los grupos de la izquierda. Volveremos sobre esta cuestión en un boletín próximo.


LA REVUELTA BOLIVIANA

1

En Bolivia ha estallado una revuelta popular mayoritariamente campesina, juntos a estudiantes, docentes etc., en una ciudad vecina a la capital – La Paz- llamada El Alto, y con el transcurso de los días y semanas, esta revuelta se ha propagado a las principales ciudades Bolivianas, en especial en aquellas donde se hallan yacimientos gasíferos, en contra de la intención del gobierno de Sánchez de Lozada de vender gas a los EEUU, y en los sectores geográficos donde mayoritariamente la población campesina se dedica al cultivo de la hoja de coca. Pero la política del gobierno boliviano y la persistencia de este de vender gas y de erradicar la coca se ha enfrentado con una negativa obstinada por parte de los sectores antes mencionados generando una revuelta popular con decenas de muertos que aumentan día a día, hora a hora, cuando se enfrentan campesinos, estudiantes, obreros contra las fuerzas armadas y la policía del estado capitalista de Bolivia

Pero previamente es útil consignar que el actual presidente de Bolivia, fue en un pasado reciente ministro de Planeamiento entre los años 1986 y 1988, y luego como presidente en su primer mandato (1993-1997), y con sus políticas económicas profundizó la miseria y la pobreza más abyecta de la sociedad Boliviana, donde según los analistas económicos consideran que en algunas regiones del país, la pobreza alcanza los niveles del África Subsahariana( Clarín, 15-10-03)

Este mismo matutino de Argentina , se manifiesta que el 60% de los Bolivianos son extremadamente pobres, y que el 20% de la población más rica se alza con el 54% del total del PBI, mientras que el 20% más pobre solamente con el 4% ( datos de Clarín, 15-10-03 ).Bolivia, al igual que Argentina y Chile fueron los mejores “alumnos” de los organismos de créditos internacional ,y de los capitalistas al imponer brutales planes de ajustes económicos contra el proletariado, que significó altas tasas de desempleo, salarios miserables, constituyendo las situaciones económicas de dichos países no islas aisladas, sino parte integrante de la descomposición del capitalismo mundial

2

Los revolucionarios al analizar situaciones como la que se esta dando en Bolivia, debe obligadamente interrogarse a sí mismos, planteándose los siguiente interrogantes: ¿ Cuál es la naturaleza de clases de los sucesos Bolivianos?¿ Existe auto-organización proletaria? ,y, ¿ quien dirige estos sucesos?

3.- LA DIRECCIÓN DE ESTA REVUELTA Y SU CARÁCTER DE CLASE

Partiendo de la premisa de saludar y solidarizarnos completamente con los trabajadores bolivianos en lucha, hay que dejar sentado también que la combatividad de la clase no es el criterio único para determinar el balance de las fuerzas entre la burguesía y el proletariado, ya que la clase obrera boliviana no ha sido capaz de desarrollar un movimiento masivo de toda la clase obrera que lleve tras de sí al resto de los sectores no explotadores en esta lucha, todo lo contrario ha sucedido, son los sectores campesinos, nucleados en la central obrera campesina, y los pequeños burgueses quienes están dirigiendo esta revuelta

Ello es así, ya que la clase obrera boliviana se ha diluido en un “ movimiento popular “ de características Inter-clasista, y ellos lo afirmamos por las siguientes razones

Porque es el campesinado quien dirige esta revuelta con dos objetivos claros, la legalización del cultivo de la hoja de coca y la no-venta del gas a los EEUU

La utilización de la consigna de asamblea constituyente como salida de la crisis y como medio para “ la reconstrucción de la nación”.

Y el no-planteamiento de una lucha contra el capitalismo.

Los acontecimientos de Bolivia guardan un gran paralelismo con la Argentina en el año 2001/2002, donde el proletariado se encontró subsumido no solo con las consignas de la pequeña- burguesía, sino también que dichos “movimientos populares” tenían en el caso Argentino, y lo tienen en el Boliviano, un signo bastante reaccionario, al plantear la reconstrucción de la nación bajo bases burguesas , o al proclamar la expulsión de los “ gringos” y que los recursos naturales vuelvan al estado Boliviano

Estos llamamientos típicamente nacionalistas desembocan en la consigna dela asamblea constituyente, sea libre o soberana o revolucionaria, y en ello concuerdan dos fuerzas contrarias, como ser el MAS de Evo Morales, líder campesino del cultivo de la Coca y la pequeña corriente trotskista llamada LOR(Liga Obrera Revolucionaria).

Ambas corrientes, llaman a una asamblea constituyente con el siguiente objetivo: “….plantear la lucha por una asamblea constituyente revolucionaria….” y que es “…un gran paso adelante para obreros y campesinos a acercarse al convencimiento de que solo tomando el poder en sus propios manos se acabara con la explotación….” (Lucha Obrera, Liga Obrera revolucionaria, 6/10/03)Y por último se plantea que esta es la única política posible para ir preparando el terreno para un gobierno obrero y campesino en el camino hacia una sociedad socialista. O, como dice Morales del MAS, una asamblea popular donde todos se sienten cara a cara con el objetivo de refundar el país( web del MAS Bolivia)

Es por ello, que podemos manifestar que la revuelta en Bolivia con sus características señaladas mas arriba, junto a un componente altamente nacionalista, no esta siendo dirigida por la clase obrera boliviana, sino por componentes sociales inter-clasistas procurando soluciones reaccionarias, y constituyendo un testimonio impotente y sin futuro de esta rebelión , y frente a todo ello, proclamando una institución de la democracia burguesa como es la asamblea constituyente

Los revolucionarios debemos hablar claramente y basarnos en los hechos concretos de la lucha de clases, no para ilusionarnos o para engañarnos a nosotros mismos, sino para adoptar una postura proletaria revolucionaria, y es por ello, que es un grave error confundir lo que es una revuelta social con un horizonte político estrecho, con una lucha proletaria anticapitalista.

Ello es así, y debemos destacarlo, ya que en el actual estadio del capitalismo en decadencia, lleva a revueltas, rebeliones populares etc., sin perspectiva alguna, ya que las contradicciones y los antagonismos de clases no son sobrepasados a través de una revolución proletaria sino que simplemente se agravan, a contrario sensu, la lucha revolucionaria proletaria lleva a la construcción de la autodeterminación de la clase, y las luchas se desarrollan en el propio terreno de la clase obrera, única clase revolucionaria

Ello se manifiesta, porque de las declaraciones que por Internet pueden obtenerse de las diferentes fracciones políticas, existe un punto de unidad o de consenso, que es la tendencia de no plantear claramente y con todas las palabras la necesidad de una acción independiente de la clase obrera y alertar que el camino de la rebelión o de la revuelta agotara las fuerzas de la clase obrera , siendo por ende, mucho más importante la lucha obrera consciente desarrollada en su propio terreno que lucha por la destrucción del capitalismo, que la rebeliones populares, que no busca una salida proletaria, todo lo contrario, sino un recambio burgués.

Por último el llamado por una asamblea constituyente por parte de corrientes nacionales Bolivianas como las indicadas anteriormente, que son solo una pequeña muestra de la política general de las corrientes nacionalistas, socialdemócratas, trotskistas, o del amplio arco de la izquierda, es pura y simplemente por más que se intente o procure dar un disfraz o cariz “revolucionario”, generan o crean expectativas en el sistema burgués.

El pensamiento acerca de la utilidad de la asamblea constituyente es totalmente reaccionario, ya que dicha institución en el período de gran avance del capitalismo significaba la institución de la democracia burguesa más radical. Pero hoy, viviendo una fase de decadencia del capitalismo, y de putrefacción de dicho sistema, es utópico manifestar, o pensar tan siquiera, que“discutiendo cara a cara” como lo expresa el MAS, o como lo expresa la LOR que esta institución capitalista es un elemento útil para lograr el “convencimiento de los obreros” de la necesidad revolucionaria, ambas posiciones intentan por medio de distintas perspectivas llegar a un mismo punto que es la no-destrucción del sistema capitalista, la no-autonomía, y auto-organización del proletariado, entendida como lo manifestamos en nuestra pautas programáticas al decir:

...los Marxistas revolucionarios planteamos que la autonomía de la clase significa la independencia del proletariado de todas las demás clases sociales. Si bien es indispensable la autonomía del proletariado por ser la misma la única clase revolucionaria , aquella se manifiesta en dos niveles: la organización de los consejos por parte de la clase obrera y en el nivel político...”

Por ello, la lucha revolucionaria del proletariado tiene estos aspectos. Importancia y prioridad de las tareas políticas de la clase (destrucción del capitalismo, dictadura del proletariado a nivel mundial) . La importancia y el carácter de la organización de los revolucionarios en el interior de la clase y el carácter unitario, centralizado y mundial de la lucha de clases...” (declaración programática del Núcleo Comunista Internacional).

Por eso, por más que se intente disfrazar esta “guerra por el gas”, la misma no tiene contenido proletario alguno, ni tampoco una tendencia hacia una perspectiva contra el capitalismo decadente, todo lo contrario, se intenta enmascarar consignas como nacionalización o estatización de los pozos de gas, o modificación de la ley de hidrocarburos ( op.cit. web MAS Bolivia) con el objetivo no de socializar las mismas, sino de que el Estado capitalista se haga cargo, conservándose y manteniéndose en toda su extensión las leyes básicas del capitalismo y de la explotación

4.- PERSPECTIVA DE LOS PROLETARIOS REVOLUCIONARIOS

Esta revuelta en Bolivia, en la cual el detonante fue el gas pero que se entremezclan una alta dosis de conflictividad social, esta enmarcada la decadencia del capitalismo, es decir, este periodo se caracteriza por hallarse luego de su cenit, hoy es víctima de sus propias contradicciones en un periodo de decadencia que se traduce en constantes crisis, que abarcan no solamente a los países industrializados, sino también a los no desarrollados

Pero la diferencia radica en este punto, mientras que en los países avanzados adoptan medidas para defenderse de los efectos de dichas crisis, que no en más que políticas de capitalismo de estado que intenta proteger de dichos efectos y trasladarlos a los países no desarrollados, a través de una serie de mecanismos como ser: planes económicos y políticas impuestas por el FMI, liberalización del comercio exterior a través del ALCA, etc. Esta situación no es privativa de Bolivia, es abarcativa a la Argentina también, y a los restos de los países pertenecientes a América Latina etc.

Pero el eje central de la crisis capitalista que azota a los países periféricos, esta dado, por la crisis de sobreproducción en los países centrales capitalistas. Por ello, es erróneo la tendencia y las teorías que determinados grupos trotskistas o guevaristas, que expresan que las revueltas o rebeliones populares tiene lugar, por el mero hecho de tratarse de “ los eslabones más débiles de la cadena de producción capitalista”, y por ello siendo América Latina uno de los continentes más azotados por las políticas del FMI, es por ende, la zona potencialmente más revolucionaria

Esta teoría denota una alta dosis de “nacionalismo”, ya que procura buscar o ver donde no hay una “excepcionalidad a la Boliviana”, “ a la Argentina”, etc. El Marxismo enseña todo lo contrario a lo que plantea dichas corrientes, ya que las revoluciones sociales no tienen lugar donde las clases dirigentes son débiles. Marx remarcó que eran en aquellas naciones, en que el proletariado es fuerte, concentrado, como el mejor posicionado para llegar a las transformaciones revolucionarias, ya que reitéranos la fuente de la crisis es la sobreproducción capitalista en los principales centros capitalista

El capitalismo no es un fenómeno o un sistema nacional o particular de una región determinada, es un sistema mundial, y la destrucción del mismo no puede ser como lo pretenden determinados personajes o tendencias izquierdistas, en el estrecho ámbito geográfico de una región, o de un país, la destrucción del capitalismo debe ser a escala mundial, y en este sentido entra a tallar la idea con relación a la clave fundamental de la perspectiva revolucionaria, que es, reiteramos, el elemento subjetivo, y la posibilidad de desarrollo de este factor , que esta dado fundamentalmente en aquellos países centrales donde el proletariado se halla concentrado y no en aquellos que padecen más marginación y hambre, como algunas tendencias de izquierda plantea con respecto a Sud América.

Prueba de ello esta dado por las consignas reales de las sujetos que participaron y dirigieron las revueltas o rebeliones populares, tan en Bolivia como en Argentina, que son de carácter nacionalista, y de reforma o auto-reforma o depuración dentro del marco del sistema capitalista.

Y, ello, es así , porque la dirección efectiva de estos movimientos están en manos de elementos de la pequeña burguesía y del campesinado, caso Boliviano, y no en manos del proletariado, debilitando al proletariado más que a los sectores del capitalismo.

Asimismo, es falaz que en la periferia es más fácil o simple la propagación del programa comunista o que existe una mayor comprensión del mismo, las experiencia tanto en Bolivia, tregua otorgada por los partidos burgueses al nuevo gobierno, o en Argentina, son claras muestras de lo erróneo de dicha posición.

Por ello, los revolucionarios tienen la responsabilidad de decir la verdad por más que duela a los efectos de la clarificación política y teórica, evitando toda tentación de equivocar una revuelta popular con un movimiento proletariado, una política de salida de la crisis a favor de la burguesía, a una política revolucionaria proletaria, confundir: desesperación o radicalización con conciencia proletaria. Por ello debemos tener esto en consideración para poder intervenir adecuadamente y para poder analizar desde una óptica internacionalista y basada en el método Marxista.-

Revolución Comunista n°1 – Boletín del Núcleo Comunista Internacional – octubre 2003.

Boletín Comunista Nº 22 - Fracción interna de la CCI